El amigo Paco Almeida me invitó a elegir para Big Bang News los diez mejores alfajores de kiosco. Yo elegí, en realidad, los diez más interesantes, dejando afuera, como siempre sucede con los rankings, alternativas tan respetables como las que sí incluí. Pero así es la vida, ¿no? Y al fin y al cabo, ¿a quién no le gustan los top 10? La nota se puede leer acá pero, de paso, también la publico en este blog, con links a las reseñas originales.

La loca cantidad de alfajores que hay en los kioscos puede confundirnos. A veces nos engaña el envoltorio o el prestigio de la marca y terminamos masticando frustración, al borde de las lágrimas. Este ranking pretende ser, por lo tanto, una pequeña guía con aquellos alfajores en los que tal vez tu mirada nunca se detuvo pero que, sin ninguna duda, valen la pena. Hay para todos los gustos: triples y dobles; de dulce de leche y de mousse; baratos y no tanto.

  1. Cachafaz de mousse

Dicen los que saben que es casi igual al Suchard original. No importa: a fin de cuentas, es la creación más extraordinaria de los kioscos de hoy. Su precio ronda los veintisiete pesos, pero la textura mantecosa de su mousse de chocolate, amén del amargor y la intensidad de su sabor, lo justifican.

  1. Capitán del Espacio triple

Su apariencia es modesta: suele venir un poco desarmado, con la cobertura saltada. Pero cuando lo probás, como que ocurre un milagro: es el gran dulce de leche combinándose con la masa y transformándose en una mezcla homogénea que nadie nunca igualará. Lo malo: los kiosqueros se dieron cuenta y lo venden a veinte pesos. O más.

  1. Jorgelín glaseado triple

Vengo a reivindicar al alfajor glaseado, tantas veces discriminado “por anticuado”, otorgándole el bronce a su mejor exponente: el Jorgelín. Su cobertura es perfecta, muy crocante, y su relleno esponjoso, húmedo y con mucho dulce de leche. Una obra maestra.

  1. Suchard de dulce de leche

Pocos se fijan en él y es momento de reparar otra injusticia: el Suchard de dulce de leche no sólo es bastante barato –entre doce y quince pesos— sino que, a la manera del antiguo Terrabusi, tiene un toque de licor. Ojo, no lo confundas con el de paquete naranja y dorado: ése es de mousse.

  1. Águila blanco

La empresa Águila se destaca por fabricar alfajores originales y de muy buena calidad, y la “minitorta” blanca no es una excepción. Cruza de alfajor de mousse –una tapa dura, dos blandas– y alfajor de dulce de leche, cubierto de una capa riquísima de chocolate genuino, roza el equilibrio ideal.

  1. Milka de dulce de leche

Perdido entre la gran variedad alfajorera de la marca, se encuentra uno de los mejores triples de dulce de leche. ¿Por qué? Por su consistencia, semejante a la de un buen bizcochuelo, y por su cobertura, del tradicional chocolate con leche Milka.

  1. Bagley blanco doble

Las peores aberraciones suelen disfrazarse de imitaciones de chocolate blanco, con pésimos resultados. El Bagley no: su cobertura es de chocolate real y maní picado, y su sabor, lejos de empalagar, es de los más delicados que pueden encontrarse.

  1. Terrabusi torta

Contundente mole chocolatosa en la que lo único que no contiene chocolate es el dulce de leche. El Terrabusi fusiona una consistencia ejemplar con el sabor a chocolate alimonado que lo caracteriza. Por su bajo costo, es una excelente manera de saciar las pasiones.

  1. Bimbo

Estaría entre los primeros puestos si conseguirlos no resultara casi imposible. El Bimbo es un alfajor rarísimo, con copos de cereal, una cobertura crocante de verdadero chocolate con leche, galletita blanda, ligera y una buena capa de dulce de leche. Si te lo cruzás, ni lo dudes. Encima es barato.

  1. Jorgito mini de mousse

Los alfajores mini son mucho más que una copia a menor escala del alfajor original. De hecho, Jorgito sólo hace alfajores de –mucho– mousse en miniatura (paquete violeta). ¡Y están bárbaros!

Anuncios